Nuestro blog

Acabo de ser madre… ¿Por qué no consigo disfrutar de ello?

Acabo de ser madre… ¿Por qué no consigo disfrutar de ello?

¿Qué es la DDP?, ¿Cuáles son los síntomas?, ¿por qué se produce?, ¿podré superarlo? Estas son algunas de las cuestiones que se plantean muchas mujeres tras el parto y que genera una enorme sensación de malestar en ellas por no verse capaces de disfrutar como deberían del mejor momento de sus vidas.

La depresión postparto es un tipo de depresión que puede darse en mujeres, principalmente en las doce primeras semanas tras el nacimiento de un hijo, se caracteriza por manifestar irritabilidad, llanto, frustración, cansancio, ansiedad, etc. Todavía no se ha averiguado cual es la causa principal, pero se considera que el cambio hormonal junto con los cambios en el ritmo de vida que sufre la persona, podrían ser los principales detonantes.

Este tipo de depresión puede presentarse de dos modos, uno con síntomas depresivos leves, conocido como “baby-blues” y que remite en dos semanas aproximadamente, y otro como trastorno propiamente dicho, el cual requiere de un tratamiento depresivo psiquiátrico y/o psicológico más exhaustivo.

Podemos tener en cuenta los siguientes aspectos como factores de riesgo:
– Frecuentes crisis de ansiedad o depresión durante el embarazo
– Historia clínica previa de ansiedad o depresión
– Estrés causado por los cuidados del bebé
– Estrés causado por la falta de sueño y alteración del ritmo de vida.
– Falta de apoyo social o de pareja
– Problemas de pareja
– Problemas económicos
– Baja autoestima
– Difícil temperamento del bebé

Algunos consejos para poder sobrellevar esta situación son los siguientes:
– Solicitar ayuda con los cuidados del bebé
– Compartir las inquietudes y sentimientos con terceras personas
– Acudir a un psicólogo
– Llevar una dieta equilibrada
– Disponer de un espacio de tiempo determinado al día para realizar actividades de ocio que permitan desconectar de la rutina.
– Intentar no pasar mucho tiempo sola

Mi recomendación es acudir a un psicólogo en el momento en el que la recién mamá nota que tiene cambios frecuentes en el estado de ánimo, ganas de llorar y la sensación de no ser capaz de proporcionarle al bebé los cuidados y cariño necesarios.