Nuestro blog

Hàbits per tenir una boca sana i saludable

Hàbits per tenir una boca sana i saludable

La importancia de la higiene dental
A esta edad el / la adolescente ya debe tener adquiridos unos hábitos de higiene dental diaria, de forma responsable, autónoma y sin supervisión.
A pesar de que los cambios en sus hábitos y costumbres o ritmo de vida puedan condicionar estos hábitos de limpieza, deberá respetar como mínimo la limpieza bucal dos veces al día, acompañada del uso de cepillos interdentales o seda dental, así como de enjuague bucal por lo menos una vez al día.
Es importante que los / las adolescentes sean conscientes de la necesidad de mantener las buenas costumbres en cuanto a higiene dental, porque son una norma básica para asegurar la buena salud bucal. Se deberían acostumbrarse a llevar con ellos / as un cepillo de dientes y pasta dental entre sus efectos personales diariamente.

El cepillado de los dientes
Tres veces al día como mínimo, es el primer paso a seguir, debido a que ayuda a mantener los dientes libres de residuos que pueden acumularse después de ingerir los alimentos. Es muy importante pedir al dentista que los enseñe a usar una técnica correcta de cepillado para asegurar que toda la dentadura está siendo correctamente limpiada. Debemos recordar incluir el cepillado de la lengua, ya que en ella también se acumula una importante cantidad de bacterias.

El uso del hilo dental
Una vez al día es fundamental para mantener nuestra boca saludable. Facilita la eliminación de la placa dental y otros restos de alimentos que quedan atrapados entre los dientes y que el cepillo no es capaz de eliminarlos.

Utilizar colutorio bucal
Es el último paso de los primeros tres, pero no menos importante en la limpieza diario de la boca. Este contiene sustancias que ayudan a eliminar las bacterias que el cepillado y el hilo dental no son capaces de tratar; además, juega un papel importante en el cuidado de las encías, evitando enfermedades como la gingivitis.

Renovar el cepillo dental
Cuando se observa que las cerdas se empiezan a abrir o deteriorarse. Los odontólogos recomiendan que se haga cada 3 meses aproximadamente y no olvidar que el mismo no se debe compartir con otras personas, para evitar la transferencia de gérmenes.

En el mercado hay una gran variedad de cepillos, según el tamaño o tipo de dentadura. Se debe elegir el adecuado, teniendo en cuenta, principalmente, que éste no tiene que doler las encías y cumplir su papel de limpieza bucal correctamente. Se estima que el procedimiento debe tener una duración de tres minutos y se debe tratar de cubrir toda la zona de dientes.

También se debe tomar en cuenta que aquellos jóvenes que estén sometidos a un tratamiento de ortodoncia, como el uso de frenos o aparatos correctores conocidos como Brackets, debe ser muy cuidadosos a la hora del cepillado, pues, es posible que en estos se acumulen los restos de comida, lo que incrementa la aparición de bacterias.

Visitar el dentista periódicamente
No saltarse las revisiones dentales en consulta
Es importante visitar al dentista al menos una vez al año, ya que como hemos explicado en la adolescencia se producen muchos cambios en el cuerpo a todos los niveles, también en la boca, por eso es necesario el control periódico para prevenir posibles anomalías, verificar el buen estado de la boca en general, así como de otras posibles patologías que pudieran tener relación con la boca: dolores, tensiones musculares, bruxismo …
Aún así tenga algún problema concreto de salud bucal o no, la periodicidad de las revisiones, tal como se las recomendamos en cada caso en la consulta, deben ser respetadas.
Es en la consulta donde podemos detectar, tratar y aconsejar sobre todas estas cuestiones. Y en este rango de edad, además, también podemos ayudar con la detención de casos de anorexia y bulimia, que en tan alto porcentaje afectan en esta franja de edad.