Nuestro blog

La diabetes y la salud bucodental

La diabetes y la salud bucodental

La diabetes es una enfermedad crónica que provoca que el páncreas no produzca suficiente insulina, lo que hace que la glucosa no se absorba correctamente y circule libremente por la sangre.
Las personas con diabetes tienen un mayor riesgo de sufrir infecciones en la boca, especialmente enfermedades periodontales. Estos son algunos de los principales riesgos:

Pérdida de dientes
Puede producir la perdida de los dientes, lo cual afecta a la imagen del paciente. Además, llevar prótesis dentales puede dar lugar a carencias nutricionales, debido a que resulta difícil masticar algunos alimentos y eso deteriora la calidad de vida del paciente.

Mayor riesgo de caries
Los pacientes diabéticos tienen gran riesgo de sufrir tanto hipoglucemia (nivel bajo de glucosa en sangre), como hiperglucemia (nivel elevado de glucosa en sangre) lo que hace más propenso al paciente a tener caries.

Xerostomía o síndrome de boca seca
Otro riesgo es el de sufrir xerostomía o síndrome de la boca seca, que hace que la placa dental tienda a acumularse más fácilmente, lo que reduce las defensas de la boca.
La medicación diaria de los pacientes diabéticos y la alteración de su estado metabólico, pueden ser los causantes de esta reducción de la cantidad de saliva. Además son más propensos a tener caries y hongos que dañan las mucosas bucales.

Gingivitis y periodontitis
Aparte de  provocar caries y xerostomía, la diabetes hace que los pacientes sean más propensos a sufrir periodontitis y gingivitis, enfermedades de las encías.
La gingivitis puede superarse con una eliminación de la placa dental presente en los dientes y bajo las encías y una cuidada higiene bucodental diaria, pero si no se trata derivará en una periodontitis, una patología más grave que puede provocar la pérdida de tejido periodontal (encías, huesos y dientes).

¿Cómo combatir estos riesgos?
Como podemos comprobar, la relación de la diabetes y la salud bucodental es un hecho. Por lo que, se recomienda cepillar la boca varias veces al día y beber mucha agua para evitar la sequedad, ya que los pacientes con diabetes deben tener especial cuidado con su salud bucal, es primordial visitarse 1 o 2 veces con nuestro odontólogo al año.