El nostre blog

Mi hijo tiene deglución disfuncional o atípica?

Mi hijo tiene deglución disfuncional o atípica?

La deglución atípica es uno de los hábitos orales más frecuentes en los niños y persistente en algunos adultos. Rara vez se presenta sola, tiene una fuerte asociación con la succión digital prolongada y la respiración bucal, esto provoca una alteración de las estructuras orofaciales (dientes, mandíbula, paladar, encías, labios y lengua), que impiden una correcta deglución. En cambio cuando hablamos de deglución disfuncional nos referimos a un patrón anormal a la hora de tragar saliva, líquidos o alimentos donde se ve alterada la función de masticación, deglución, etc.

COMO DETECTAR LA DEGLUCIÓN DISFUNCIONAL?

  • La lengua descansa entre los dientes o contra los dientes.
  • Respirar por la boca en vez de por la nariz de manera habitual.
  • Maxilar superior o inferior hacia delante.
  • Maxilar superior o inferior retrógrada.
  • A la hora de tragar se necesita elevar la cabeza, contraer los labios excesivamente, hacer muecas o ruidos.

¿QUÉ TRATAMIENTOS HAY PARA CORREGIR-LA?

Lo primero es hacer un diagnóstico completo que debe incluir la identificación del hábito bucal incorrecto y su posible causa. El tratamiento de la deglución atípica es multidisciplinar en las que intervienen la logopedia, la ortodoncia y si es necesario la cirugía, y hay que realizarlos en conjunto para poder conseguir un buen resultado y que éste sea estable en el tiempo.

  • ORTODONCIA: Se ha podido observar que se consiguen mejores resultados, en términos de calidad y durabilidad, cuando el tratamiento se inicia en dentición temporal, por tanto, un diagnóstico precoz permitirá mejorar significativamente el pronóstico.
  • LOGOPEDIA – TERAPIA MIOFUNCIONAL: La terapia miofuncional consiste en la realización de ejercicios que permiten la reeducación de los patrones musculares con el objetivo de restablecer el equilibrio muscular orofacial con una correcta posición y actividad de la lengua tanto en deglución como en reposo. Además favorece el sistema estomatignatic (respiración, succión, masticación, deglución, habla).

La rehabilitación miofuncional y el tratamiento ortodóncico deben ir de la mano para conseguir deshacernos del hábito de la deglución atípica o disfuncional.

  • CIRUGÍA: En los casos donde se diagnostique una alteración anatómica que impida la posición correcta la lengua, y por tanto su función, como un freno lingual corto o una hipertrofia amigdalar y / o adenoide se puede requerir de tratamiento quirúrgico adicional.

10 EJERCICIOS PARA HACER EN CASA

Realizar los ejercicios lentamente, notando cómo trabajan los músculos implicados. Si se hacen deprisa o mal no son efectivos.

  1. Sostener la lengua sacándola de la boca sin frotar los dientes. (3 series x 15 veces)
  2. Como si lamiésemos un helado hacia arriba sin frotar los dientes. (3 series x 15 veces)
  3. Colocar la lengua al paladar de manera que no pueda respirar más que por la nariz y, abriendo y cerrando la boca sin despegar la lengua. (3 series x 15 veces)
  4. Presión de la lengua contra el paladar haciendo sonar la legua. Es importante que suene más agudo que grave. Si suena más grave es que estamos haciendo el adosamiento con la punta de la lengua y el ejercicio no es eficaz. (3 series x 15 veces)
  5. Proyectar los labios como si hiciéramos un beso aguantado 15 segundos. (3 series x 15 veces)
  6. Inflar las mejillas y succionar la foto. (3 series x 15 veces)
  7. Masticar la comida delante de un espejo haciendo movimientos de rotaciones. (2 series x 7 veces)
  8. Dibujar una «U» con la boca. (2 series x 7 veces)
  9. Poner la boca como si se quisiera hacer un bostezo y forzar un bostezo. (3 series x 15 veces)
  10. Succión de jeringa. La jeringa debe estar introducida unos 2-3 cm en la boca. (3 series x 15 veces)

CONCLUSIONES

La deglución atípica o disfuncional se caracteriza por la persistencia del patrón de deglución infantil más allá de los 6 años de edad considerándose un hábito bucal incorrecto y hay algunas claves que nos pueden ayudar a prevenir este hábito:

  • Ofrecer lactancia materna exclusiva (siempre que sea posible) se ha demostrado que la LME es benéfica para el desarrollo muscular y maxilar.
  • Dejar la papilla antes posible y ofrecer alimentos con consistencia cada vez más sólida para ayudar a fortalecer los maxilares. (A los 6 meses comenzó con semi-sólidos)
  • Evitar el uso prolongado del chupete, biberón, vasos entrenadores. (Maxim hasta los 2 años)
  • Evitar que el niño / a succione su dedo u objetos (telas, peluches, etc.).
  • Realizar revisiones dentales a partir del primer año, cada año.
  • Si hay un factor de riesgo es importante acudir a un especialista lo antes posible.
×